De arco a arco: Succi y Rebecchi, las protagonistas de la victoria

Una, la más delgadita, la rubia, hizo lo que nadie a esa altura podía: vulnerar a la férrea defensa coreana. Pilla y astuta como pocas, se ubicó donde se tenía que ubicar. Aymar, cuando no, hizo de las suyas. Apiló una, dos, tres y hasta una cuarta.  Ya sin ángulo sacó un violento remate al corazón del área. Y ella estaba ahí, en el lugar justo y en el momento preciso. Puso el palo… y a la bolsa. La otra, la más grandota, la que siempre va «armada» a la guerra, hizo lo que muy pocos pueden hacer. A puro reflejos, inmensa y gigante para cubrir todo el arco, evitó lo que parecía inevitable. Pero pudo. Y con ella, y con su atajada, fundamental para el éxito de Las Leonas, estalló Rosario. Y festejó Argentina.
Continuar leyendo «De arco a arco: Succi y Rebecchi, las protagonistas de la victoria»