El premio a la Lucha

Escuchaba el himno y se emocionaba hasta las lágrimas una vez más. Como en la presentación del Mundial, como si fuera su primer partido con la camiseta argentina, como si fuera una joven a punto de debutar. Y sin embargo, jugaba su partido número 300. Lucha Aymar, la de carne y hueso, no se guardaba nada, ni una lágrima. Ni siquiera en los festejos. Se mostraba auténtica, feliz.
Continuar leyendo “El premio a la Lucha”