Brillan en lo más alto

Ellas, Las Leonas, no paran de brindar alegría. Su juego, su incondicional entrega, su sacrificio dentro de la cancha son, otra vez, los artífices de las sonrisas en los rostros de todos los argentinos. Una vez más se brindaron por completo a sus seguidores; una vez más hicieron estallar las gargantas al unísono; una vez más se subieron a lo más alto del podio. En esta oportunidad, el Cuatro Naciones quedó en casa y se vio que Rosario les sigue sentando bien. Eso sí, el triunfo ante Estados Unidos no fue tan sencillo. Hasta podría decirse que se sufrió un poco. Pero las finales se juegan, se ganan. Y así lo hicieron las chicas del Chapa Retegui, imponiéndose por un ajustado 3 a 2 en un partido emocionante y caliente.
[slide width=»475″ height=»318″]
Continuar leyendo «Brillan en lo más alto»

Una despedida a su medida

Entre toda la maraña de cámaras, periodistas y micrófonos que invadían el campo de juego estaba Claudia Burkart, esa jugadora que hace diez años atrás ingresó tímidamente a Las Leonas como lateral y que con el paso del tiempo se fue haciendo dueña de la defensa argentina. Ahora, desde el medio, se ha convertido en la voz de mando, ha sabido defender con uñas y dientes su área, ha dejado todo por la celeste y blanca. Pero el sábado, después de obtener el título mundial, le ha dicho adiós a la selección. La copa del mundo fue el regalo perfecto para esta jugadora que tanto le dio al hockey argentino.
Continuar leyendo «Una despedida a su medida»

Los festejos íntimos

Las campeonas ya habían festejado apenas terminó el partido. La tradicional vuelta olímpica, el juego con la hinchada, el avioncito, la montonera, los cánticos. Parecía no faltar nada. Pero ya en la cancha todas lo advertían. Lo mejor de vivir un Mundial en casa es no tener que esperar tanto tiempo para poder compartir la felicidad que las invadía con sus seres más queridos. Porque son ellos los que día a día les brindan el sostén, las impulsan y las motivan para seguir sus sueños. Son ellos los que mejor entienden el sacrificio que hacen estas 18 Leonas. Son ellos a los que las jugadoras les están eternamente agradecidas.
[slide]
Continuar leyendo «Los festejos íntimos»

El premio a la Lucha

Escuchaba el himno y se emocionaba hasta las lágrimas una vez más. Como en la presentación del Mundial, como si fuera su primer partido con la camiseta argentina, como si fuera una joven a punto de debutar. Y sin embargo, jugaba su partido número 300. Lucha Aymar, la de carne y hueso, no se guardaba nada, ni una lágrima. Ni siquiera en los festejos. Se mostraba auténtica, feliz.
Continuar leyendo «El premio a la Lucha»

Ese mágico festejo

Fue un instante mágico. Único. Soñado. Un momento imborrable. Que seguramente quedará en la retina de muchos. De propios y de extraños. De todos aquellos que estuvieron presentes en el Estadio Mundialista en Rosario. Que quedará grabado a fuego en la historia grande del deporte argentino. Empezó con el conteo que bajó de las tribunas cuando el reloj llegó a los 10 segundos, siguió con el sonido sublime de la chicharra, nunca tan esperado por esa multitud teñida de celeste y blanco, y terminó en esa enorme montonera que armaron las Leonas ya con el sueño cumplido de ser campeonas del mundo. Fueron unos segundos apenas. Aunque la historia dirá que esos segundo fueron eternos. Al menos para ellas, para las verdaderas protagonistas de esta historia. Para estas Leonas de sangre caliente. Fue el momento de gritar campeón. Del desahogo. De darle rienda suelta a ese festejo con el que soñaron más de una vez.
[slide]
Continuar leyendo «Ese mágico festejo»

Rugido de Campeón

La euforia que bajaba desde las cuatro tribunas se transmitió adentro de la cancha. Lucha empezó a saltar como loca cuando aún faltaban 20 segundos para que sonara la chicharra, soltó el palo y se abrazó con la compañera que tenía más cerca. Ya no importaba nada. Ni siquiera que las holandesas estuvieran cerca del área argentina. Ya el tanteador marcaba el 3 a 1. Los gritos ensordecían y las lágrimas rodaban por las caras de todas las jugadoras, hasta de aquellas ex Leonas que estaban apoyando desde el palco. La felicidad era máxima. Las Leonas, en su casa, ya eran las campeonas.

Continuar leyendo «Rugido de Campeón»