A un paso de la final

Si hay algo que a esta altura nadie puede discutir es el espíritu ganador y combativo que tienen Las Leonas a la hora de entrar a un campo de juego. Ahí adentro, en el sintético, donde se ven los pingos, como suele decirse, las chicas argentinas, como todo equipo, podrán ganar, perder o empatar. Lo que no está en duda es la entrega, el sacrificio y el amor propio con el que cada una de ellas sale a la cancha en cada partido, en cada compromiso en la que visten la celeste y blanca. Puede tratarse de un Mundial, un Cuatro Naciones o un amistoso, poco importa. El espíritu, al cabo, es siempre el mismo. Más aún cuando los resultados no son los esperados. Es en la adversidad cuando este grupo de jugadoras se agiganta, se fortalece. De lo contrario, cuesta entender cómo, con todos los logros que ha cosechado esta selección, un equipo puede brindarse al máximo en un partido en el que poco hay en juego. Y Las Leonas lo hicieron. Tocadas en su orgullo por el empate ante Australia (equipo que le arrebató el título en Mendoza), las chicas argentinas sacaron a relucir todo su temple, todo su corazón. Con absoluta claridad, aplastaron a Estados Unidos por 4 a 1. Ahora, al conjunto del Chapa Retegui le alcanzará con un empate ante Alemania para estar, otra vez, en la final de un certamen internacional.
[slide width=”475″ height=”318″]

Dio la resanción que Las Leonas salieron a la cancha con la necesidad de demostrarse a sí mismas de que, pese a algunas ausencias, tienen aún mucho para dar. El empate frente a Australia en el debut, injusto por cierto, hizo que las chicas salieran esta noche al sintetico con ansias de revancha, con ganas de volver a la senda del triunfo. Y vaya si lo hicieron. Le bastaron 35 minutos para doblegar a Estados Unidos, rival que ya venció en Mendoza y con el que peleará en el Panamericano de México la única plaza disponible para los Juegos Olímpicos (a priori es el único rival de riesgo con el que deberá luchar Argentina). Con mucha dinámica y verticalidad, Las Leonas arrinconaron y acorralaron a su rival desde el minuto cero. Un parcial de 3 a 0 (goles de Daniela Sruoga, Silvina D´Elía y Noel Barrionuevo) fue suficiente para ya en el primer tiempo bajarle la cortina al partido. “Se nos abrió el arco, esa fue la única y gran diferencia respecto al juego frente a Australia. Volvimos a ganar y eso es importante”, resumió Retegui en rueda de prensa. Razón no le faltaba. En el complemento, apareció otra vez D´Elía (excelente trabajo en el córner corto) para cerrar y decorar la goleada.

“Ahora vamos por la final”, dijo el Chapa. Y Ojalá se dé. Ojalá Las Leonas puedan el domingo dar otra vuelta olímpica en Rosario. Se lo merecen. Qué dudas caben. Por su juego, claro está. Pero, principalmente, por su inmenso corazón.

Articulos relacionados: