Las Leonas y Holanda van por la copa

No puedo creerlo. Aún recuerdo ese viernes que fui al Monumento a la Bandera a ver la inauguración del Mundial de Hockey. Parece tan lejano. Todo ocurrió tan rápido que no sé si pasaron 15 días, si fueron dos o si fue un mes. Lo único que sé es que hoy es la tan ansiada final. Y qué mejor, la juegan Las Leonas y Holanda, el último campeón del Champions Trophy y el último campeón del mundo. Un verdadero clásico; dos equipos que se tienen sana rivalidad.
Esta tarde, desde las 19.30, las naranjas y las argentinas dejarán todo para llevarse la copa del mundo. Y el estadio mundialista va a estallar. Si ya fue una caldera en los partidos anteriores, qué duda cabe, hoy explota. Las Leonas quieren volver a lo más alto del podio en los Mundiales, tratando de repetir lo hecho en Perth 2002, y Holanda buscará revalidar su título.
La visita tiene la ofensiva más efectiva del torneo con 21 tantos y cuenta con la goleadora del certamen Maartje Paumen, con 11. Pero las locales, además de ser explosivas en ataque, tienen la defensa más sólida del torneo, con sólo tres goles en contra. Será, sin dudas, un duelo complicado y parejo (en los últimos seis mundiales, chocaron seis veces, con tres triunfos para Holanda y los tres restantes para Argentina, pero por penales) ¿Un último dato? Las holandesas formarán parte de una final mundialista por décima vez en la historia, mientras que ésta será la quinta para Argentina (aunque la primera luego de Perth 2002).
Pero hoy todo eso es anecdótico. Cuando el reloj marque las 19.30 y la bocha empiece a rodar, no habrá estadística que cuente. Sólo habrá que disfrutar. Porque es una final del mundo. Porque juegan Las Leonas. Y porque lo hacen en casa, donde sería lindo que quede la copa.

Articulos relacionados: