Unos felices, los otros no tanto

En otros deportes no suele suceder. El técnico inglés Danny Kerry aguardaba junto a la jugadora Helen Richardson, (consolándola con algún abrazo y alguna que otra palmada en la espalda) para dar inicio a la conferencia de prensa cuando llegaron sus pares holandeses Herman Kruis y Janneke Schopman y se sentaron a su lado. Fue una conferencia en conjunto: los holandeses felices por su pasaje a la final y los ingleses más tristes por la reciente derrota. Una situación que demuestra la camaradería y los buenos valores en el deporte.
[slide]
“Estoy muy orgulloso de mis jugadoras”, comenzó el DT de las naranjas e instantáneamente continuó haciendo un análisis de la semifinal argumentando que fue un partido muy cerrado, peleado, en el cual tuvieron oportunidades pero no convertían. Por supuesto, no le restó importancia a la actuación de la golera inglesa. Al contrario, reconoció el talento de la “arquera estrella”, Beth Storry, en los corners cortos. “Con ganar semifinales uno siempre está satisfecho. No importa cómo se ganen”, reconoció Kruis dado que su equipo no jugó el mejor de los partidos y debió sufrir para ganar. Y al ser cuestionado sobre qué contrincante prefería para la final, respondió con cintura: “No importa el rival, para ser campeón hay que ganar”.
No había terminado de dar su respuesta el técnico holandés, que los periodistas le pidieron un análisis del encuentro a Danny Kerry. “Estoy de acuerdo con él”, bromeó mientras señalaba a su colega. Y prosiguió: “Es difícil decirlo para mí…pero ellos se merecen el lugar en la final. Nosotros los empujamos bastante”. Fue un reconocimiento con grandeza. Luego, siguió con la crítica personal: “Tuvimos un error de juventud que terminó en el córner que fue gol de Paumen y ahí es donde perdimos el partido”. Pero no obstante el resultado el DT está orgulloso de sus jugadoras, aunque un poco decepcionado porque algunas sintieron la presión de jugar contra Holanda.
No todo fue seriedad en la sala. A pesar de haberse quedado fuera de la final, Kerry se prestó a bromear. “Fue mejor que hace dos días cuando no hinchaban por nosotros”, se refirió, risas de por medio, al aliento de la hinchada argentina. “Me encanta la forma en que alientan, la pasión con la que se vive el hockey acá”, concluyó.
Y entre las palabras de los entrenadores, la que también habló fue la inglesa Richardson. “Perder una semifinal es feo para cualquiera. En este momento es difícil hacer una reflexión por las emociones. En mis once años de juego es lo más cerca que estuvimos de ganarle a Holanda. Sé lo lejos que hemos llegado y cuánto hemos avanzado”, finalizó.

Articulos relacionados: