La tan esperada semi

Llegó uno de los días más esperados. Ahora sí, es a todo o nada. Lo que pase en estos 70 minutos (desde las 19.30) dentro de la cancha contra Alemania será determinante para saber si Las Leonas van a ser parte de la final del Mundial de Hockey 2010. No es fácil, está claro. Y los motivos para afirmar esto sobran. Nunca es sencillo jugar una semifinal porque los nervios siempre pesan. Aunque los equipos de alta competencia viven preparados para estos momentos.

Tampoco es fácil el rival. Como a todo contrincante, hay que tenerle el respeto que se merece, como bien lo dijeron el Chapa Retegui y Las Leonas en varias ocasiones. Porque los partidos se ganan dentro de la cancha.

Alemania, despacio, con el paso de los partidos, fue demostrando por qué llegó a estar entre los primeros cuatro. Ganando apenas por 2 a 0 contra Nueva Zelanda en su presentación mundialista, imponiéndose 2 a 1 con Japón, goleando a India por 4 a 1. Iba con un puntaje perfecto hasta que se chocó con Holanda, uno de los grandes candidatos al título, con el cual perdió apenas por la mínima diferencia (2 a 1) sobre el final. Y así, tuvo que pelear en la última fecha con Australia por la única vacante libre en las semis, ganando con lo justo por 1 a 0.

De esta manera llegaron las germanas a esta instancia. Con una fuerte defensa, que se ha sabido cerrar bien en el fondo, recibiendo solo 4 goles en contra; con una tiradora de arrastradas como Tina Bachmann, que puede peligrar, y con una habilidosa Natascha Keller que se pone el equipo al hombro en los momentos difíciles.

Y Las Leonas no tienen nada que envidiar. Sólo dependen de ellas y ya lo han demostrado en los cinco partidos de su zona. La primera víctima que sufrió una goleada fue Sudáfrica (5 a 2), aunque también fue el único conjunto que le convirtió goles a las locales. Derrotar la barrera defensiva coreana fue complicado pero los tres puntos también se quedaron en casa (1 a 0). Luego, el 4 a 0 contra España y el 2 a 0 ante China e Inglaterra cerraron una impecable clasificación.

Con solidez defensiva, juego asociado y contundencia en los ataques. Con explosividad para ir al frente y hambre de gloria; con jugadoras que con sus destrezas individuales sorprenden a cualquier. Y con Lucha Aymar, la mejor jugadora del mundo, que siempre tiene un as bajo la manga. Así llega Argentina para esta tarde.

Y pase lo que pase hoy, todos podrán quedarse tranquilos; con la certeza de que las chicas argentinas habrán dejado todo, y aún más, dentro del campo, como siempre lo han hecho. La garra leona, los valores, el juego, la lucha y la fiereza, qué duda cabe, van a estar ahí.

Articulos relacionados: