Primera alegría para India

La premisa de ganar, impostergable a esta altura, se imponía en ambos conjuntos. El objetivo,entonces, era compartido: triunfar, conquistar el primer éxito y salir así de perdedor. Era, en definitiva, un duelo de necesitados, de dos equipos que aún no conocían la victoria. En juego estaba nada menos que el honor. Y fue India el conjunto que finalmente logró el cometido de sumar de a tres. Con practicidad y contundencia superó a Japón por 2 a 0.
[slide]
Las necesidad y las urgencias de ambos hicieron un partido de poco vuelo. Sobre todo en el primer tiempo en donde las arqueras fueron meras espectadoras. Mucho roce, mucha fricción, mucho faltas y muy poco juego. En esa tesitura, India fue siempre siempre el conjunto que más buscó, el que más intentó. Y su ambición tuvo su premio: a los 15 minutos, Rampal rompió la paridad con un preciso remate que dejó sin respuestas a la arquera japonesa.
Ya en ventaja, India se agrandó en el juego y en el segundo tiempo justificó su victoria. Le alcanzó con su orden para abrochar su éxito. Japón se adelantó en la cancha pero nunca pudo progresar con peligro. Pagó muy caro su poca creatividad en ataque. Cuando India se lo propuso liquidó el partido. Fue a los 13 minutos a través de un cóner corto que terminó con la bocha dentro del arco tras un remate de Handa.
Ganó India. Fue su primera vez. Y fue justo. Japón, en cambio, deberá seguir buscando…

Articulos relacionados: