Se puede ilusionar

Quizás Inglaterra no esperaba tener este desempeño en el Mundial. O quizás sí, dado el resultado que tuvo en el Champions Trophy este año. Lo cierto es que el conjunto de Danny Kerry viene invicto, con tres ganados y uno empatado. Y la ajustada victoria de esta tarde frente a Sudáfrica por 2 a 1 hace ilusionar a los ingleses. Al menos hasta las 19.30 (choque entre Argentina y China), Inglaterra lidera el grupo B.
[slide]
No fue un partido atractivo en cuanto al juego, pero sí en lo que respecta a las tribunas. Porque nunca hubo tanta gente asistiendo al primer enfrentamiento. Ya a los 8 Inglaterra se puso arriba en el marcador con un bombazo de Helen Richardson. El equipo de Kerry dominaba, pero no avasallaba. Faltaban llegadas, carecía de precisión e incluso de efectividad en los corners cortos (las inglesas tuvieron cuatro en la primera mitad) ¿Y Sudáfrica? Era aún menos que su rival y cometía algunos errores inocentes. Hasta parecía tibio.
Los primeros minutos del segundo tiempo parecían anticipar una continuación de lo ocurrido antes. Pero otra vez Richardson cambió la historia, en esta oportunidad marcando de desvío en un corto. Y otra vez pasó lo de los partidos anteriores de las inglesas. Se tiraron un poco atrás y debieron soportar el ataque rival. Porque algo pasó. Algo despertó a Sudáfrica. Quizás el apoyo del público, que saltaba ante cada jugada sudafricana y aplaudía cuando conseguía una falta a su favor, quizás el amor propio.
Pasando la mitad del segundo tiempo las dirigidas por Giles Bonnet contaron con tres ataques consecutivos, consiguiendo en el último de ellos descontar la diferencia en el marcador. Arrastrada de Pietie Coetzee y 2 a 1. Y el público estalló. Sudáfrica buscó el empate, pero sin éxito.
En fin, con este resultado un sueño se apagó y otro se encendió. Inglaterra puede, tranquilamente, ilusionarse con pasar a las semifinales.

Articulos relacionados: