Las Leonas están en su casa

Y sumó otra goleada. Esta vez la víctima de Las Leonas fue España. En cuatro oportunidades se vio a las chicas argentinas abrazadas festejando en el medio del área y no hubo nada que la furia roja pudiera hacer para detener la embestida.
[slide]
No habían pasado cuatro minutos cuando Montse Cruz vio la tarjeta verde. Es que los primeros instantes de juego Lucha estuvo imparable. No había forma de quitársela más que apelando a una infracción. Y tras esa falta, Las Leonas tuvieron su primera llegada amenazadora. La chance de gol estuvo primero en el palo de Carla Rebecchi y segundos más tarde, en la misma jugada, en el de Mariné Ruso. Pero no pudo ser, había que esperar un poco más para que la tabla sonara. A los 8, hubo tarjeta amarilla para la capitana española Nuria Camon ¿La razón? Otra destreza de la mejor jugadora del mundo.
“Arriba, Argentina, arriba”, gritaba la arquera Belén Succi, alentando a sus compañeras. Y a la par la hinchada pedía un gol a toda costa a través de un cantito. Para no hacerse rogar, Las Leonas respondieron rápidamente y a los once lograron reflejar en el marcador su superioridad en el juego (arrastrada de Noel Barrionuevo en el primer corto del encuentro). No conformes, dos minutos después, fueron por más. Esta vez de la mano de Alejandra Gulla, que sólo tuvo que desviar la bocha, luego de una gran jugada entre Barrionuevo y Daniela Sruoga (la defensora metió un flick desde 25 yardas hasta casi el banderín, donde la delantera recibió para luego desbordar y meter un centro).
2 a 0 y aún el equipo de Pablo Usoz seguía muy retrasado en el campo, defendiendo con once cada ataque albiceleste, obligando a que Argentina hiciera un juego de control y moviera la bocha para encontrar huecos por donde penetrar. Así y todo, España contó con dos oportunidades de gol, bien salvadas por la defensa local.
Aprovechando que el partido se quebró rápidamente, el Chapa Retegui les dio descanso a aquellas jugadoras con mayor cantidad de minutos jugados en el campeonato. Ya a los 4 en el complemento Rosario Luchetti anotó el tercero de la fría tarde. Ante las dudas de la defensa española, las delanteras argentinas presionaban para recuperar la bocha lo más arriba posible. Y a los 12, Barrionuevo se hizo dueña de la cuarta y última conquista a través de una arrastrada, su arma letal.
Sin caer en el conformismo, Argentina fue en busca de más goles, contando con las posibilidades pero sin poder concretarlas. De todas maneras, cuatro conquistas fueron más que suficientes para calentar las gargantas de las miles de personas que se acercaron a brindar su apoyo. Y sí, bien lo dijo la jugadora Georgina Olivia: “Las Leonas están en su casa”. Se notó.

Articulos relacionados: