De arco a arco: Succi y Rebecchi, las protagonistas de la victoria

Una, la más delgadita, la rubia, hizo lo que nadie a esa altura podía: vulnerar a la férrea defensa coreana. Pilla y astuta como pocas, se ubicó donde se tenía que ubicar. Aymar, cuando no, hizo de las suyas. Apiló una, dos, tres y hasta una cuarta.  Ya sin ángulo sacó un violento remate al corazón del área. Y ella estaba ahí, en el lugar justo y en el momento preciso. Puso el palo… y a la bolsa. La otra, la más grandota, la que siempre va “armada” a la guerra, hizo lo que muy pocos pueden hacer. A puro reflejos, inmensa y gigante para cubrir todo el arco, evitó lo que parecía inevitable. Pero pudo. Y con ella, y con su atajada, fundamental para el éxito de Las Leonas, estalló Rosario. Y festejó Argentina.
Ellas, las protagonistas de esta historia, son Carla Rebecchi y Belén Succi. Las grandes artífices de la victoria de Argentina. Una marcó el único tanto del partido y la otra, bajó los tres palos, defendió la victoria con alma y vida. Como debe ser. “La verdad que fue un partido durísimo que nos costó mucho resolverlo. Logramos un verdadero triunfazo”, subrayó Rebecchi. “Corea nos planteó un partido desgastante. Aunque el equipo volvió a mostrar su fortaleza para quedarse con la victoria”, comentó en la misma sintonía Succi.
Así, las dos Leonas, anoche más Leonas que nunca, qué dudas caben, expresaron sus sensaciones una vez consumado el trabajoso éxito del equipo en este segunda fecha del Mundial. Serenas, pero sin poder disimular la alegría por saber que habían aportado su granito de arena en el triunfo del equipo, ambas jugadoras coincidieron en “las lecciones” que les dejó el partido al grupo pensando en el futuro inmediato. “Lo más positivo de todo es que el equipo dio muestras de que grandeza cuando la cosa pintaba adversa. Nunca bajamos los brazos y se luchó cada pelota como si fuera la última”, afirmó Succi.  “Yo digo que estos son los partidos que demuestran dónde esta parado un equipo. Tal vez, el equipo no gustó, pero fue inteligente y práctico para quedarse con la victoria”, concluyó Rebecchi.

Articulos relacionados: