Sin gran despliegue

Si bien se vieron dos goles, el choque entre Alemania y Nueva Zelanda no ofreció un espectáculo emocionante. Fue prácticamente eso: dos tantos germanos en un lapso de dos minutos casi a mitad del primer tiempo.
[slide]
Quizás se esperaba una superioridad más clara de Alemania sobre el rival de turno, pero lo cierto fue que Nueva Zelanda tuvo oportunidades de acercarse a la arquera contraria Vogel. También es verdad que de no ser por la buena intervención de la portera Jurgeleit Alemania hubiera ampliado la diferencia, ya que en el segundo tiempo fue el equipo que dominó en lo que respecta a cantidad de ataques.
No obstante hubo dos circunstancias que podrían haber cambiado el desenlace de este partido. Por el lado de Alemania, la baja efectividad en sus corner cortos. Tuvo ocho a su favor y sólo acertó uno. En tanto a Nueva Zelanda, los goles errados por la delantera Fynn, quien primero falló sola frente a la arquera a los 14 del primer tiempo y luego en dos claras situaciones del complemento. Pero ninguna de estas dos cosas ocurrió.

Articulos relacionados: